07, enero 2017

meditar en el trabajo

Cómo la meditación nos puede ayudar en el trabajo.

Meditar no va a solventar el mal carácter de tu jefe. Ni el del colega cara dura al que le tienes que hacer su trabajo por incompetente o porque siempre tiene la excusa perfecta para no hacerlo.

Ni siquiera va a eliminar nuestra ira o frustración ante situaciones de injusticia.

Pero nos otorgará apenas unos segundos, que suponen un enorme respiro, para decidir cómo comportarnos, romper el circulo vicioso de pensamientos que conducen a aumentar nuestra ansiedad y ser observadores ajenos dándonos espacio para entender desde una perspectiva mucho más amplia y elegir cómo deseamos sentirnos al respecto.

Menos de unos segundos para enviar la información a nuestro hipotálamo que le dé instrucciones a nuestra valiosa amygdala sobre si merece la pena o no estrangular a nuestro jefe.

Un momento para escucharnos y entender que la ira, la frustración,la decepción, el miedo, la ansiedad... y decidir que hacer con ellos si calmarlos o dejar que dirijan nuestra vida.

Un breve espacio de tiempo que abre un amplio abanico de respuestas antes inimaginables.

Aumentará nuestra eficiencia y podremos ser más resolutivos gracias a una más amplia capacidad de análisis. Nos permite ser más ágiles y flexibles en diferentes situaciones y sacar nuestro mayor potencial en cada situación.

Y aunque en el entorno laboral la competencia es feroz y abunden los animales salvajes y los buitres que nos “obligan” a estar siempre con el arma cargada, aprenderemos a reirnos de nosotros mismos y entender que no valía la pena.

 

Natalia Martínez.

Meditación-Mindfulness.com